Línea Nacional 018000 527 111

Sollamascotas

Nutrecan, Sabuesos, Q-ida Can | Nutrecat, Smart, Q-ida Cat

Compartir

MI PERRO ESTÁ DE MAL HUMOR

El animal más alegre, amoroso y fiel del mundo, también puede estar de mal humor. ¡Conoce cómo detectarlo!

La clave para detectar el mal humor de tu mascota es el lenguaje corporal, y quédate con esto porque te ayudará a reconocerle mejor.

1. Esos gruñidos que parecen un susurro:

Son un llamado de atención para que tengas claro que estás haciendo algo que a tu perro no le gusta, o tal vez que el ambiente no es cómodo para él, ya sea por otro animal, un invitado, etc. Esta advertencia es importante porque no solo te permitirá detectar que tu perro está molesto sino que también, al ver otros rasgos, como que pase del gruñido a mostrar los dientes, será una señal de que tu perro quiere atacar.

 

2. Ladridos agudos:

Si bien los perros no pueden hablar, su lenguaje les permite hacer cosas que se pueden entender fácilmente; al escuchar este tipo de ladridos puedes detectar que tu perro te está diciendo: “ya es suficiente, detente, etc.” Haciendo referencia a que una situación específica le está molestando y quiere que se acabe de inmediato. Puede ser una expresión de miedo, incomodidad, malestar o también puede estar diciéndote que necesita salir para hacer sus necesidades y ya no puede soportar más, esto de alguna manera u otra también refleja afán.

 

3. Los aullidos:

Como ya sabemos no es solo de los lobos, todos los perros lo pueden hacer y cuando los escuchas hacer esto, al final lo que está haciendo es llamar tu atención, así que no debes dejar pasar desapercibido este tipo de comunicación, pues ignorarlo puede enfadarle y llevarlo a actuar de manera agresiva. Cuando hablamos de los aullidos hacemos referencia a ese tono que va de manera ascendente pues no siempre que aúlla lo hace en dirección a ti.

Lo más importante es que lo cuides y te acerques mucho a él o ella, eso fortalece la confianza y el lazo entre ustedes hasta el punto en que calmar el humor es más fácil, sin olvidar que debes consentirle todo el tiempo, como por ejemplo  Q-ida-Can.

Compartir