Línea Nacional 018000 527 111

Sollamascotas

Nutrecan, Sabuesos, Q-ida Can | Nutrecat, Smart, Q-ida Cat

AUSTRALIAN CATTLE DOG

Perro silencioso, rudo e inteligente.

Entre los perros pastores, el   Boyero Australiano es uno de los más resistente y a la vez travieso. Esta raza fue criada para arrear el ganado bovino en Australia, pero no el ganado manso sino el salvaje. Una patada de un toro o una vaca puede matar a un perro, sin embargo el Boyero Australiano,  se las arregla para morderle las patas traseras y salir ileso en el proceso. De esta forma mantiene al ganado en el curso deseado.

Sus aptitudes no se limitan al pastoreo, también es magnífico guardián y perro de protección. Muy resistente al calor y al terreno semiárido del centro de Australia.

Nacen blancos y cambian de color cuando llegan a la madurez.

Es un perro simétricamente construido, con buena musculatura, Tiene el pelo recto, moderadamente corto y duro; los colores: azul, azul manchado de negro o de marrón, rojo con manchas negras en la cabeza.

Carácter: Astuto, inteligente, obediente, leal, protector, desconfiado con los extraños por naturaleza. Es un perro de temperamento fuerte, el propietario debe ser firme y decidido.

Este perro requiere mucha atención de su amo. Es un perro de un solo dueño. Se le debe permitir hacer ejercicio y cepillarlo diariamente, a no ser que se le mantenga en el campo donde no tiene igual. Sumamente inteligente, con los sentidos de la vista, olfato y oídos muy desarrollado, es una raza creada a propósito para que no se canse y realice sus funciones de pastor aun en lugares donde otros perros no podrían sobrevivir.

Este perro no es de apartamento, aun en una casa requiere un patio cercado. Se le debe llevar a clases de obediencia lo más pronto posible. Es excelente guardián, pero se puede poner agresivo. Con los niños de la casa es magnífico pero llega a ser demasiado protector de ellos.

Le gusta sentirse útil y siempre tiene que estar haciendo algo, de lo contrario puede volverse destructivo y ruidoso. Puede ser demasiado intenso para la vida casera.

 

Foto: